Somos especialistas en el sellado e impermeabilización de fachadas y tejados. Para subsanar el daño probocado por el agua y las humedades en edificios los trabajos verticales son la forma rápida, segura, fiable y más económica, al no implicar la colocación de costosos andamios.

Impermeabilizacion Fachada

  • Reparamos las superficies deterioradas como uniones y juntas de dilatación en desagües, conductos y canalizaciones. Saneamos los lugares afectados aplicando productos sintéticos, polímeros, resinas, materiales elastómeros, poliureas, poliuretanos, clorocauchos, etc.
  • Realizamos mantenimiento preventivo en sus nuevas instalaciones para aumentar la longevidad de los edificios con la extensión de las garantías de producto otorgadas por los fabricantes y verificar el estado de los mismos.

Sistemas de impermeabilización de fachadas más comunes

Una de las razones por las que se rehabilita una fachada es conseguir su impermeabilización, un proceso que evita la entrada de humedades y deterioros en el interior de las viviendas. En climas húmedos o con precipitaciones abundantes, es importante conseguir un nivel de impermeabilización adecuado y así mejorar su habitabilidad.

Tipos de sistemas de impermeabilización

La elección de uno u otro tipo va a depender del momento en el que se realice y del material y fachada a tratar. Su objetivo principal es el de impedir que entre agua al interior del soporte y a la vivienda, pero además deben dejar entrar el vapor de agua para evitar que aparezcan condensaciones, moho o deterioro de interiores en general. Podemos destacar los siguientes sistemas según sus características y objetivos:

  • Materiales hidrófugos: Actúan penetrando en el interior del soporte y creando una barrera impermeable formada por siliconas. Se indican para soportes porosos como piedra, ladrillo o mortero.
  • Productos mineralizantes: Una vez que se aplican penetran en la fachada y generan una reacción química que provoca que se cristalicen los minerales del soporte y se forme una barrera impermeable en su interior.
  • Recubrimientos impermeabilizantes: Se crea una película superficial en el exterior de la fachada que la vuelve impermeable y elástica.  Estos productos llevan materiales polímeros y poliuretanos y se aplican añadiendo distintas capas hasta conseguir el nivel de impermeabilización que se busca.
  • Pinturas acrílicas y vinílicas: Compuestas por resinas sintéticas que consiguen impermeabilizar el soporte sobre el que se aplican. Tienen excelentes propiedades ante los fenómenos meteorológicos.  Pueden incorporar otros aditivos que les proporcionan, por ejemplo, resistencia a los mohos o capacidades lavables.  Además vienen en una gran variedad de colores.