Un saneado y una buena pintura en fachada de una vivienda unifamiliar en Madrid, marcan la diferencia.